Trucos para no pasar frío en la cama

Resulta obvio que en invierno las temperaturas bajan y debemos taparnos más o usar buenos edredones para no pasar frío en la cama. No obstante, el momento de meterte en la cama resulta crítico pues la cama está fría como el hielo y pasan 10 minutos hasta que tu calor corporal calienta la cama.

El truco para no pasar frío en la cama es usar un calientacamas eléctrico o una manta eléctrica para la cama.

Un calientacamas es un producto para colocarlo entre el colchón y la sábana bajera de tu cama. Lo ideal es encenderlo unos minutos antes de ir a dormir o justo en el momento que te metes en la cama para que acelere el proceso de calentamiento de tu cama.

No vas a notar que está ahí puesto que es flexible como si de una sábana bajera se tratara, pero sí notaras el calor que genera.

No debes preocuparte por usar un calientacamas. Son productos confiables y testeados para su uso en camas y tienen un sistema de desconexión automático para desconectarse normalmente a los 90 minutos de su uso y así asegurarte que te puedes quedar dormido tranquilamente que el calientacamas se apagará automáticamente y tu seguirás durmiendo caliente en tu cama. Aunque lo mejor es desconectarlo antes de quedarte dormido, pero si te quedas dormido no te preocupes pues el sistema de desconexión apagará el calientacamas por ti.

Aunque un calientacamas sea eléctrico, ya están pensados para que se puedan lavar. Normalmente todos admiten lavado a máquina a 30ºC, aunque eso sí: asegúrate de que esté completamente seco antes de volver a usarlo. Para estar seguro sobre este punto consulta el manual de instrucciones de tu calientacamas antes de lavarlo.

¿Qué te parece el truco? Espero te sea de ayuda, si eres friolero agradecerás mucho tener un calientacamas en tu dormitorio para usarlo antes de irte a dormir y así no encontrar la cama fría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *